El “amicus curiae” ¿qué es y para qué sirve?


El amicus curiae –expresión latina que se puede traducir como “amigo del Tribunal”– es un informe escrito que puede ser presentado por una persona natural o jurídica que, a pesar de no tener un interés directo en el caso, interviene en él para defender un interés de trascendencia general, como cuando está en juego la defensa de los derechos fundamentales.

De este modo, el sistema judicial permite que aquellos que no son parte de un proceso aporten al juez argumentos en lo que poseen una reconocida experiencia o conocimiento. Por esta especial naturaleza, el amicus curiae no tiene efectos vinculantes para el juez a quien va dirigido, pues su objetivo no es “obligarlo” a compartir los argumentos aportados, pues ello supondría una afectación a su independencia.

Por el contrario, el amicus curiae busca reforzar dicha independencia, garantizando que los jueces adopten sus decisiones luego de contrastar debidamente los diferentes puntos de vista aplicables al caso, lo que abona en la credibilidad de la actuación de los órganos jurisdiccionales.

Es por esta significativa utilidad que el uso de esta figura procesal (originada en el Derecho Romano y, modernamente, en la tradición jurídica anglosajona del siglo XIX) se ha extendido a la mayoría de sistemas jurídicos nacionales como el nuestro, y está siendo utilizado también, de modo sostenido, ante los órganos internacionales de protección de los derechos humanos (comisiones, cortes y tribunales internacionales), por lo que hoy en día no se pone en duda su importancia como un eficaz mecanismo para configurar un sistema judicial accesible, independiente y eficiente.

Además, es importante destacar que esta institución democratiza y transparenta el debate judicial en tanto canaliza un legítimo diálogo con los jueces sobre temas controversiales. Un caso emblemático en este sentido es el de los amicus curiae presentados por Amnistía Internacional y el Centro de Estudios Legales y Sociales de Argentina en el debate de la pena de muerte en el seno del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos (Caso Saldaño vs. Estados Unidos).

En el caso peruano, cabe resaltar, a partir de la significativa labor de la Defensoría del Pueblo como “amigo del Tribunal”, que tanto nuestro Tribunal Constitucional como el Poder Judicial han aceptado y valorado diferentes amicus curiae presentados por nuestra institución en importantes procesos, tales como cuando se discutió la inconstitucionalidad del recorte de los beneficios de la cuarta lista de trabajadores cesados irregularmente en la década del noventa (Decreto de Urgencia N° 026-2009).

Asimismo, a través de un amicus curiae se contribuyó a que el Tribunal Constitucional fijara criterios para que la colocación de rejas en las vías públicas no resulte lesiva de la libertad de tránsito.

También ha sido importante la participación de la Defensoría del Pueblo en el proceso judicial en el que se discutió la responsabilidad penal de autoridades a raíz de la tragedia ocurrida en la zona comercial de Mesa Redonda; así como en el proceso judicial por la muerte de 29 jóvenes a consecuencia de un incendio en la discoteca Utopía, en el que actualmente se debate sobre la responsabilidad penal de los propietarios de establecimientos abiertos al público.

A partir de esta experiencia institucional, y por las ventajas que aporta a la labor de protección de derechos fundamentales y a la construcción de un sistema judicial al servicio de la población, es necesario afianzar firmemente el uso adecuado del amicus curiae, lo que supone difundirlo, tanto entre la ciudadanía como entre los magistrados y magistradas, para que pueda ser utilizado oportunamente por la primera, y valorado debidamente por los segundos.

Con dicha finalidad, la Defensoría del Pueblo, a través de su Adjuntía en Asuntos Constitucionales, ha publicado el Documento Defensorial N° 8 “El amicus curiae: ¿qué es y para qué sirve?. Jurisprudencia, normativa y labor de la Defensoría del Pueblo”, el mismo que busca dar a conocer con mayor profundidad la importancia y las características de esta institución, sirviéndose para ello tanto de la normativa como de la jurisprudencia nacional, comparada e internacional.

Confiamos que la difusión del referido documento permitirá compartir con los ciudadanos y ciudadanas, y especialmente con los servidores del servicio de justicia, información práctica acerca de la naturaleza y utilidad de esta institución procesal que no solo es importante para la labor defensorial de defensa de los derechos fundamentales, sino que además permite fortalecer la justicia en nuestro país.

Autor: Fernando Castañeda.

Adjunto en Asuntos Constitucionales de la Defensoría del Pueblo

7 Comments

Añade el tuyo
  1. 1
    Rita Menéndez

    Quiero felicitar al autor de “Amicus Curiae” Dr. Fernando Castañeda, creo que es muy muy importante este sistema porque hay casos de mucha trascendencia en nuestro país en la que todos debemos involucrarnos y manifestar nuestra opinión aportando positivamente para un mejor desenvolvimiento del Sistema Judicial, a la cual tenemos acceso todos los ciudadanos para hacer valer nuestros derechos fundamentales. Sería conveniente mayor difusión haciendo un llamado a todos los profesionales y ciudadanos común para que brinden su aporte por un Perú más desarrollado, civilizado e inteligente. Gracias

  2. 2
    Franz Schereiber Arias-Torrejón

    Es muy interesante el presente artículo. Sin embargo, una crítica es que no especifíca si el Amicus Curae puede ser presentado por la simple voluntad de la persona natural o jurídica, o si de lo contrario se requiere de alguna disposición legal o reglamentaria que permita que el Amicus Curae pueda ser presentado. Otro punto criticable y que guarda relación con lo anterior es si el Tribunal está en la obligación de aceptar el Amicus Curae (no me refiero que este sea vinculante, sino a su simple aceptación).
    Les agradecería mucho su pronta repuesta ya que este tema es muy interesante y nos servirá de mucho a los operadores del Derecho

    • 3
      administrador

      Muchas gracias por escribir Franz. Respecto a su primera interrogante sobre si el amicus curiae puede ser presentado por la simple voluntad de la persona (natural o jurídica) o se requiere de alguna disposición legal que lo permita, debemos indicar que en nuestro ordenamiento jurídico, salvo lo regulado en el artículo 13-A del Reglamento Normativo del Tribunal Constitucional, en el ámbito de los procesos que son materia de competencia del Tribunal Constitucional, no existe una norma legal que regule, en forma general, el amicus curiae.
      No obstante, la ausencia de un marco normativo que regule el amicus curiae, no ha impedido su reconocimiento y ejercicio en el ámbito jurisdiccional, en general. De ahí que, podríamos estar en condiciones de afirmar que actualmente no se requiere de una disposición normativa que permita la presentación de amicus curiae.
      De otro lado, con relación a su segunda inquietud, esto es, si el Tribunal (entendemos por Tribunal cualquier órgano jurisdiccional) está obligado de aceptar el amicus curiae, consideramos que corresponderá a cada órgano jurisdiccional en el que se presente el amicus curiae realizar una evaluación previa a su aceptación en el proceso. Esto es así porque el amicus curiae debe acreditar su competencia, experiencia o conocimientos especializados en la materia que está siendo debate en el proceso.
      Ahora bien, consideramos que en todos los casos en los que el órgano jurisdiccional no acepta el amicus curiae, existe la obligación de motivar el porqué de su rechazo.

      Fernando Castañeda
      Adjunto en Asuntos Constitucionales

    • 5
      administrador

      En principio, debemos agradecerle por su pregunta, la cual nos permitirá ampliar nuestras reflexiones sobre las principales características del amicus curiae en nuestro país. En respuesta a su interrogante (entendemos que la pregunta está referida a si cualquier persona puede presentar un amicus curiae), podemos mencionar que la posibilidad de intervenir como amicus curiae es amplia, comprendiendo a cualquier persona natural o jurídica de derecho público o privado que acredite experiencia y conocimientos especializados en la materia que está siendo controvertida.

      Fernando Castañeda
      Adjunto en Asuntos Constitucionales

  3. 6
    Enrique Arias

    Cuál es la naturaleza jurídica del amicus curiae?, y dependiendo de ello, cuál o cuáles los momentos en los que se puede presentar un amicus.
    finalmente, un juez debe dar razones para desechar un amicus así como las da cuando lo admite?

    • 7
      administrador

      Agradecemos sus comentarios Enrique, en relación a su primera pregunta sobre la naturaleza jurídica del amicus curiae, debemos mencionarle que esta institución jurídica comprende a un tercero, ajeno al proceso, que no sustenta su pretensión procesal, ni se opone a las formuladas por las partes, toda vez que su aporte de argumentos (que no son de obligatoria observancia ni resultan vinculantes para el tribunal) tiene como principal objetivo contribuir en el debate de la causa, en tanto estén comprometidas cuestiones de interés general o de trascendencia pública.
      De otro lado, en cuanto a los momentos en los que se puede presentar un amicus curiae, cabe informarle que dicho documento puede ser aportado una vez que se inicie el proceso judicial y antes de que se emita la sentencia definitiva.
      Finalmente, en relación a si un juez está obligado a dar razones para desechar un amicus curiae, debemos indicar que si bien los argumentos que aporte no son vinculantes, en el supuesto de que el tribunal considere no tenerlos en cuenta, es necesario que se indiquen las razones de dicha opción, pues según el artículo 139 numeral 5 de la Constitución Política constituye una garantía del debido proceso que toda decisión judicial esté debidamente motivada.

      Fernando Castañeda
      Adjunto en Asuntos Constitucionales

Los comentarios esta cerrados.