Afroperuanos: la agenda pendiente

Afroperuanos: la agenda pendiente


La diáspora africana al continente americano y al Perú, se caracterizó por un contexto de esclavitud, de exclusión social y graves afectaciones de sus derechos fundamentales. Siglos después, la exclusión toma el rostro de una enorme brecha social que se explica, en algún modo, por las condiciones de pobreza, las dificultades en el acceso a los servicios de salud y educación y al empleo de este importante sector de nuestra población.

El estudio sobre la población afroperuana del Ministerio de Cultura señala que las afroperuanas y afroperuanos reciben menores ingresos en comparación con el resto de la población, mientras que su población económicamente activa es 14% menor que la media nacional. De igual modo, el porcentaje de afroperuanos que han accedido a una educación superior es menor en 10% al total nacional.

Superar esta situación es parte de una agenda urgente que debe involucrarnos a todos y todas y, principalmente, al Estado. Desde el 2012, el Ministerio de Cultura cuenta con una Dirección de Políticas para la Población Afroperuana, encargada de diseñar e implementar políticas, planes, programas de protección, promoción de derechos y desarrollo de la población afroperuana. Esta dirección ha elaborado un documento de orientaciones para la implementación de políticas públicas y a la par viene trabajando en un Plan Nacional de Desarrollo para la Población Afroperuana.

El Plan constituye un instrumento de gestión pública que busca garantizar una atención específica a los problemas de discriminación, escasa valoración de su cultura, invisibilidad estadística, acceso a derechos como la educación, salud y trabajo, identificando metas y los responsables de su cumplimiento. El plan constituye un avance pero se requiere de medidas efectivas para garantizar su implementación.

De otro lado, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) junto con otros sectores del Estado, la academia y organizaciones de la sociedad civil, han conformado el Comité Técnico Interinstitucional sobre Estadísticas de Etnicidad. Este comité busca afrontar la invisibilidad estadística del colectivo afroperuano, y se encuentra trabajando en el diseño de una propuesta metodológica que permita identificar a la población afroperuana para ser incluida en el Censo de Población y Vivienda del año 2017.

Esta labor es importante para tener información sobre el número de personas afroperuanas en nuestro país, su ubicación, las condiciones en las que viven, así como sus necesidades, lo que permitirá la implementación de políticas adecuadas y específicas. Si se tiene un diagnóstico preciso se puede atender sus problemas.

A pesar de estos esfuerzos, no cabe duda que en la actualidad, el racismo persiste como una lacra que atenta contra la dignidad de los afroperuanos. Se propaga en diversos ámbitos como la escuela, el trabajo, o incluso el Internet, y se expresan no sólo en la negación de derechos sino también en insultos racistas y estereotipos negativos, estos últimos sobre todo en la publicidad, los medios de comunicación y programas televisivos que refuerzan las expresiones de burla.

Sobre el particular, en el 2014, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, exhortó al Estado peruano a adoptar medidas para evitar la difusión de mensajes, programas y publicidad que estigmatiza a las comunidades afroperuanas mediante la representación de estereotipos. Además, le recomendó aprobar un Código de Deontología para los medios de comunicación en donde estos se comprometan a respetar su dignidad, identidad y diversidad cultural, así como la realización de campañas de sensibilización que promuevan la tolerancia e informen sobre los efectos nocivos de la discriminación. Todas estas tareas aún no han sido cumplidas.

ahi-esta-Medina
Batallón del Monitor Huáscar integrado por afroperuanos.

Es evidente que en el país nos quedan muchas tareas pendientes. Por ejemplo, se necesita institucionalizar la temática afrodescendiente en el ámbito educativo con la finalidad de recoger los aportes de su cultura en la construcción de nuestra nación, así como brindar una atención a las demandas educativas particulares que requieren los niños, niñas y adolescentes afroperuanos y afroperuanas. Ello, resulta imprescindible para luchar contra la discriminación que los afecta y asumir su cultura como parte de nuestra identidad.

También es urgente fortalecer la institucionalidad del sistema de administración de justicia para la debida investigación y sanción de las denuncias por discriminación.

Conmemoramos el mes de la Cultura Afroperuana en el marco del Decenio Internacional de los Afrodescendientes proclamado por las Naciones Unidas bajo el tema “reconocimiento, justicia y desarrollo”, con el desafío de superar los prejuicios, desigualdades y brechas que nos dividen y así tener una sociedad inclusiva que se sienta orgullosa y reivindique su riqueza y diversidad étnico-cultural y en donde todas y todos puedan desarrollarse de manera integral con igualdad de oportunidades en el ejercicio de sus derechos fundamentales.

Eduardo Vega Luna
Defensor del Pueblo (e)
Discurso presentado en el conversatorio “Afroperuanos: La Agenda Pendiente”, realizado el jueves 11 de junio en el Centro Cultural Inca Garcilazo del Ministerio de Relaciones Exteriores.