Cuota electoral de género en el Perú: Participación de las mujeres en el espacio político


Según tratados internacionales suscritos y ratificados por el Estado peruano, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el derecho a la participación política comprende, entre otros, el derecho a votar y a ser elegidos/as. Asimismo, se establece que el derecho a la participación política debe ser ejercido en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres y en armonía con el principio de no discriminación.

Sin embargo, en la realidad, el derecho de la mujer a ser elegida no se ha ejercido en la misma medida que el derecho a elegir. Por ello, a fin de favorecer su participación política, como grupo que merece especial protección, varios Estados han implementado en sus legislaciones la cuota electoral de género como medida de acción afirmativa.

Esta medida fue incorporada en el Perú en 1997, estableciéndose inicialmente un porcentaje mínimo de 25% de mujeres u hombres en las listas de candidatos/as al Congreso. Posteriormente, este porcentaje se incrementó al 30% y se amplió la medida para las elecciones para las alcaldías, las regidurías y los gobiernos regionales.

Al respecto, la Defensoría del Pueblo realizó supervisiones y comprobó que la implementación de la cuota electoral de género en el Perú ha propiciado una mayor participación de las mujeres en el espacio político. Sin embargo, por sí sola, la cuota de género es insuficiente para garantizar el pleno ejercicio del derecho a la participación política de las peruanas. Se constató, por ejemplo, que la ubicación de las mujeres es poco favorable para su elección.

Asimismo, en la supervisión realizada a las elecciones municipales de noviembre de 2009, la Defensoría del Pueblo constató que solo cinco candidatas fueron ubicadas en la primera posición en la lista de candidatas y candidatos a regidurías provinciales, en contraste con los 16 candidatos ubicados en la misma posición. Además, en las listas para regidurías distritales, de los 351 candidatos y candidatas, solo 60 mujeres fueron ubicadas en primera posición a diferencia de los 291 candidatos ubicados en la misma posición. Similares resultados se hallaron en la supervisión que realizó la Defensoría del Pueblo en las elecciones regionales y municipales del 2006, y que dio lugar al Informe Defensorial Nº 122.

En el referido documento se recomendó incorporar en la legislación electoral que las listas de candidatos y candidatas deben ubicar a las mujeres en posiciones con posibilidades reales de elección, lo que se hace posible a través del mandato de alternancia, que permite intercalar hombres y mujeres en las listas o reservar un porcentaje mínimo de escaños que deben ser ocupados por mujeres.

No cabe duda que con la aprobación de la alternancia como medida que coadyuva a la cuota de género, además del trabajo conjunto entre el Estado, las organizaciones políticas y la sociedad civil, se logrará el efectivo goce del derecho a ser elegidas en igualdad de condiciones.

Autora: Aissa Tejada

Comisionada de la Adjuntía para los Derechos de la Mujer

2 Comments

Añade el tuyo
  1. 1
    Rosalind Ramirez

    En efecto la aprobación de la alternancia en la legislación electoral de las listas de candidatos y candidatas que ubican a las mujeres en posiciones con posibilidades reales de elección pemitirá el efectivo goce del derecho de las mujeres a ser elegidas en igualdad de condiciones. Es importante destacar la labor de la defensoria del pueblo en este aspecto.

  2. 2
    Marcia Peña Rodríguez

    Que bueno saber que en la Defensoría se preocupan por hacer respetar los derechos d elas mujeres. Tenemos mucho por hacer.

Los comentarios esta cerrados.