0800-15-170
Línea gratuita - Atención las 24 horas

MENUMENU
Inicio  /  Noticia regional   /   Defensoría del Pueblo: centros de salud de Puno requieren más profesionales para tratar a pacientes con COVID-19

Defensoría del Pueblo: centros de salud de Puno requieren más profesionales para tratar a pacientes con COVID-19

12:28 pm 01/03/2021

  • Se advirtió que tienen medicamentos para tratar el virus pero hacen falta más pruebas para detectarlo y equipos de protección para el personal.

Luego de supervisar 10 establecimientos de salud de Puno, cinco de categoría I-4 y los demás de categoría I-3, la oficina de la Defensoría del Pueblo en esta región advirtió sobre la necesidad de contar con mayor número de profesionales de la salud, equipos de protección personal y pruebas de descarte de COVID-19

Los días 12, 17, 19 y 22 de febrero de 2021 se visitaron centros de salud José Antonio Encinas y Simón Bolívar de la ciudad de Puno; Acora, Laraqueri, Chucuito, Capachica, los cuatro de la provincia de Puno; el C. S. de Copani, de la provincia de Yunguyo; C. S. de Moho, provincia de Moho; C. S. de San Gabán de la provincia de Carabaya y el C. S. San Juan de Oro, de la provincia de Sandia. Si bien en los centros señalaron tener stock de medicamentos para el tratamiento de COVID-19, no obstante el número de pruebas de descarte es insuficiente. A ello se agrega que solo tres cuentan con ambulancias en caso requieren hacer referencias a hospitales de mayor complejidad.

“Todos los establecimientos cuentan con medicamentos para el tratamiento del coronavirus e indicaron que reportan a la Red de Salud de su provincia. Sin embargo, cinco de ellos informaron tener entre 4 y 35 pruebas serológicas y entre 25 y 900 pruebas antígenas; cuatro informan que tienen entre 5 y 32 pruebas moleculares, sin embargo el conjunto de pruebas resulta insuficiente, más aún porque se han dejado de usar las pruebas serológicas y la provincia de Puno fue declarada en situación de riesgo extremo», indicó Jacinto Ticona, jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Puno.

Asimismo, se identificó que el Centro de salud José Antonio Encinas cuenta con 20 cilindros de oxígeno pero no pueden ser utilizados por la falta de manómetros. Por otro lado, el total de centros de salud reportó que realizan atención diferenciada para casos COVID-19; cinco brindan el servicio a través de teléfono, y otras cinco, realizan visitas domiciliarias. En nueve de ellos, se identificó que la población asiste para el tratamiento de sus enfermedades, aunque en cantidades menores a lo normal  debido al temor de contagiarse.

Además, todos los establecimientos reportaron tener un área de triaje y admisión e informaron que tienen de 1 a 7 médicos entre su personal, de 1 a 2 odontólogos, entre 1 y 15 enfermeras/os, entre 1 y 9 obstetras, y entre 1 y 12 técnicos de enfermería. «Si bien ha habido una leve mejora con respecto a meses anteriores, se necesita que la Dirección Regional de Salud (Diresa) y la Red de Salud de Puno incrementen personal y equipamiento para atender oportunamente a las personas con COVID-19», añadió Ticona.

Cabe indicar que, tras entrevistar al personal de salud de los diez establecimientos, se advirtió la preocupación que existe debido a que hay muchas personas contagiadas de COVID-19 que permanecen en sus hogares y no desean acudir a un establecimiento de salud y menos a un hospital.

Durante la supervisión, se identificó además que todos los centros de salud contaban con medicamentos y vacunas del esquema de vacunación, nueve cuentan con cadena de frío para las inmunizaciones y solo en el C. S. de Chucuito informaron que la falta de fluido eléctrico permanente provocó que el deterioro de los conservadores de las vacunas, por ello han solicitado a la Red de Salud de Puno el cambio de la línea de abastecimiento de la energía eléctrica.

En todos los establecimientos se encontró publicado su horario de atención, así como la señalización escrita y con símbolos que permiten ubicar los servicios médicos con facilidad. Solo el C. S. de Chucuito no tenía sillas disponibles para usuarios en su puerta de ingreso, y solo el C. S. de Moho no tenía la puerta abierta.

La oficina de la Defensoría del Pueblo en Puno informó de estos hallazgos a la Diresa y la Red de Salud de Puno a fin de que puedan adoptar las acciones necesarias para superar las deficiencias encontradas. Asimismo, indicó que es necesario trabajar en una campaña de información sobre los peligros de automedicarse y la importancia de acudir oportunamente a un centro de salud.