0800-15-170
Línea gratuita - Atención las 24 horas

MENUMENU
Inicio  /  Noticia Nacional   /   El acoso y la violencia en la vida pol√≠tica contra las mujeres deben ser rechazados por el Estado y a todo nivel en la sociedad

El acoso y la violencia en la vida política contra las mujeres deben ser rechazados por el Estado y a todo nivel en la sociedad

4:17 pm 14/10/2021

Frente a los √ļltimos acontecimientos y pronunciamientos pol√≠ticos, y ante algunos comentarios de periodistas sobre las mujeres que ejercen cargos p√ļblicos, la Defensor√≠a del Pueblo manifiesta lo siguiente:

  1. El acoso político es una manifestación de violencia basada en el género y discriminación contra las mujeres que limita su derecho a la participación política. Es una conducta individual o grupal que menoscaba, anula, impide, limita y obstaculiza sus derechos políticos por su condición de mujer. Por ello, rechazamos esta modalidad de violencia, que se presenta en los distintos ámbitos de la política.
  2. Cabe advertir que el acoso pol√≠tico tiene su origen en los estereotipos de g√©nero y la distribuci√≥n de roles en la sociedad, que conminan a las mujeres a permanecer en los espacios privados (el hogar, por ejemplo) y dejarlas fuera del √°mbito p√ļblico (como la participaci√≥n efectiva en la pol√≠tica en cargos como alcaldesas, regidoras, congresistas, u otros). En ese sentido, cualquier transgresi√≥n a esta condici√≥n impuesta por la sociedad genera manifestaciones de violencia.
  3. Divulgar im√°genes o mensajes a trav√©s de medios o redes sociales que reproduzcan las relaciones de desigualdad y discriminaci√≥n hacia ellas puede constituir una forma de acoso pol√≠tico. Asimismo, apelar a la vida personal sin inter√©s p√ļblico o al aspecto f√≠sico para cuestionar la labor pol√≠tica tambi√©n puede constituir una de estas manifestaciones[1].
  4. En esa línea, comentarios basados en prejuicios de género de cualquier persona a través de medios de comunicación y redes sociales (debido al alcance que tienen en la ciudadanía) contribuyen a perpetuar esa situación de desigualdad y exclusión de las mujeres, lo que puede constituir acoso político. Por ello, dichas actitudes deben evitarse en estos espacios en aras de erradicar esta problemática.
  5. De otro lado, si bien hace más de seis meses se promulgó la Ley 31155, Ley que promueve y sanciona el acoso contra las mujeres en la vida política, la Defensoría del Pueblo ha hecho énfasis en que urge implementar las medidas establecidas en dicha norma para abordar la problemática. Además, es imprescindible que el compromiso se extienda a toda la sociedad, incluidos los partidos políticos a través de sus normativas internas.
  6. Sobre esto √ļltimo, y conociendo el reciente pronunciamiento del partido pol√≠tico Per√ļ Libre sobre un posible proceso disciplinario contra dos mujeres militantes que vienen ejerciendo la titularidad de dos ministerios en el actual Gobierno, exhortamos a no incurrir en ninguna manifestaci√≥n de acoso pol√≠tico.
  7. Finalmente, demandamos al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) a implementar la reglamentación para la aplicación de pena de multas a aquellos/as que cometan actos de acoso político. Asimismo, solicitamos a las instituciones competentes y a los gobiernos regionales y locales a cumplir con las obligaciones determinadas por la Ley 31155.

[1] Ley 31155, Ley que promueve y sanciona el acoso contra las mujeres en la vida política.

ÔĽŅ